Té Rooibos El maravilloso té... que no es té
La planta del rooibos y el producto final, ya seco y listo para usar (Clikc en las fotos para ampliar)
   A decir verdad, el té Rooibos o té del Arbusto Rojo, como también se lo conoce, no es verdaderamente un té, sino que es una hierba autóctona de la zona de Cederburg, en Sudáfrica. A raíz de la explosión producida por la publicación masiva de los beneficios que tiene a nivel de la salud, las exportaciones de este producto han crecido en más de un billón de dólares desde mediados del siglo pasado.    Este té no tiene cafeína y sólo la mitad de tanino que el té común. Además de ser una bebida refrescante, a diferencia del té ordinario o del café, tiene la ventaja de contener minerales y poderosos antioxidantes. Además, al no poseer ácido oxálico, no irrita los riñones.    Científicos japoneses, que realizaron estudios en la década del 60, descubrieron que el Rooibos contiene un poderoso antioxidante, similar al SOD, que se supone retarda el envejecimiento, y quercetina, que supuestamente posee potentes propiedades antiinflamatorias.    Además, también se encontró que el Rooibos tiene aspalatina, que contrarresta los procesos ateroescleróticos que llevan a las enfermedades cardíacas. Debido a esto, los japoneses afirmaron que el té era una infusión anti-envejecimiento y comenzaron a importar grandes cantidades.    Las investigaciones continuaron a lo largo y a lo ancho de todo el mundo. Los franceses encontraron las lociones capilares que contienen Rooibos aceleraban el crecimiento del cabello y mejoraban su condición general, sin ocasionar reacciones alérgicas.    En Sudáfrica, los estudios concluyeron que el polifenol contenido en el Rooibos es similar al del té verde. El polifenol ayuda a proteger al cuerpo del daño ocasionado por los radicales libres.    Por otra parte, se afirma que el Rooibos también es efectivo ante los problemas de salud más generales. En ese sentido, ayuda a aliviar problemas digestivos, náuseas, vómitos, retortijones y constipación. Al tener un efecto relajante, es beneficioso para la irritabilidad, el insomnio y la depresión.    Tanto las madres embarazadas como las amamantadoras complementan su ingesta de manganeso, calcio y fluoruro bebiendo Rooibos. Además, también en ambos casos, ayuda a fortalecer los dientes y los huesos de sus bebés. El Rooibos, aplicado en cada cambio del pañal, alivia la irritación ocasionada por el mismo y, cuando es ingerido por el bebé, alivia el cólico.